Aguascalientes, México, Lunes 25 de Septiembre de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Fiesta mexicana del Cinco de Mayo vive un delicado momento con Trump

La celebracin de orgullo de los inmigrantes mexicanos que representa el Cinco de Mayo vive un delicado momento ante el ambiente hostil generado desde la irrupcin del presidente Donald Trump, que, incluso, este ao rompe una tradicin al no participar en esta conmemoracin. EFE/ARCHIVO (EFE )
04/05/2017 14:30:02

Los Ángeles.- La celebración de orgullo de los inmigrantes mexicanos que representa el Cinco de Mayo vive un delicado momento ante el ambiente hostil generado desde la irrupción del presidente Donald Trump, que, incluso, este año rompe una tradición al no participar en esta conmemoración.

En una decisión que no ha sorprendido a casi nadie, especialmente tras su ausencia o su rechazo de participar en la tradicional cena de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, el presidente Trump tampoco asistirá hoy a la tradicional fiesta que la Casa Blanca organiza cada año en ocasión del Cinco de Mayo en honor a su vecino del sur.

La fiesta, convocada a las 16.30 hora local en un salón del Edificio de la Oficina Ejecutiva Eisenhower, contiguo a la Casa Blanca, contará con la presencia del vicepresidente Mike Pence quien será el anfitrión ante la ausencia del presidente, Donald Trump, quien estará en Nueva York con el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, en un evento para conmemorar la batalla del mar del Coral en la Segunda Guerra Mundial.

La fiesta este año contrasta con las anteriores celebraciones, especialmente las realizadas por el expresidente Barack Obama, como la última en 2016 donde invitó al grupo mexicano Maná a actuar ante unos 500 invitados.

No obstante, a pesar de las atenciones dadas a la comunidad latina por el expresidente, algunos hubieran preferido que las acciones de apoyo se hubieran enfocado más en promover una reforma a la ley de inmigración.

"Con Obama tuvimos 'reconocimientos' como comunidad, pero se perdió una gran oportunidad para lograr una reforma de inmigración", declaró a Efe el analista político Ángel Sánchez.

Según el experto, esa posibilidad tuvo su mejor momento durante el primer año del presidente Obama cuando contaba con la mayoría demócrata en el Congreso y un alto grado de aceptación pública.

"Sin embargo se olvidó de su promesa de campaña y dedicó todo su esfuerzo a impulsar la ley de reforma de salud, que aunque favoreció a los hispanos más pobres es lánguida en relación con lo que hubiera significado una legalización para la mayoría de indocumentados del país".

Pese al simbolismo y la importancia de la fiesta del Cinco de Mayo para lo mexicanos, muchos hispanos se muestran un poco molestos por convertir un acontecimiento en otro día festivo.

"Por enésima vez, el Día de la Independencia de México es en septiembre, no en mayo. No sé quién decidió -y tampoco me importa- que el aniversario de una batalla entre el ejército francés y el mexicano, en Puebla, requería que se ingirieran cantidades masivas de alcohol, sólo me encantaría que (eso) se terminara", escribió la columnista hispana Esther Cepeda en su último artículo.

David Hayes Bautista, un experto en el tema y autor del libro "El Cinco de Mayo: una tradición estadounidense", destacó los verdaderos orígenes en Estados Unidos de la celebración.

Según explicó a Efe Hayes Bautista, la conmemoración tiene sus raíces "en el respaldo que los latinos de California dieron a la defensa de los derechos humanos a mediados del siglo XIX".

Esa victoria de un reducido grupo del ejército mexicano contra la mejor armada de las fuerzas francesas en 1862, "fue recibida en California como un triunfo propio de la lucha por el reconocimiento de los derechos civiles para todos".

Es así como comenzó una conmemoración que posteriormente "se extendió a muchos otros estados del país", aseveró.

El médico e historiador lamentó que los verdaderos orígenes del Cinco de Mayo no se conozcan y no formen parte del currículo básico de la educación cívica en el país.

Pero, en la década de los sesenta, el recién nacido Movimiento Chicano tomó el triunfo de la batalla como uno de sus ejemplos para promover la lucha por los derechos civiles de los mexicoamericanos.

"Yo soy chicano y crecí con esa generación y no conocía este pedazo de la historia", destacó Hayes Bautista.

La celebración se fue popularizando intentando derivar más hacia una muestra de la influencia cultural de los mexicanos en los Estados Unidos, no obstante las empresas comerciales se aprovecharon del momento al ver en la celebración un importante momento para captar a ese creciente mercado de consumo.

Este año, durante la era Trump, el tema político también está presente y con dureza.

El exboxeador Óscar De La Hoya aprovechó para "lanzar un directo a la mandíbula" a una de las propuestas del presidente, al promover una pelea de boxeo este fin de semana, precisamente para celebrar el Cinco de Mayo.

El comercial del evento, en el que se presentarán los peleadores de origen mexicano Saúl "Canelo" Álvarez y Julio César Chávez Jr., los muestra a ambos "atravesando un muro" para llegar a enfrentarse en Las Vegas, Nevada.

"La idea de la pared fue un golpe directo a Donald Trump", indicó De La Hoya en una entrevista con el New York Times al referirse al vídeo de promoción de su evento.

El año pasado, De La Hoya invitó a Trump a una celebración similar de boxeo con motivo del Cinco de Mayo, y luego de confirmar su asistencia el magnate, que en ese momento todavía no había lanzado su campaña presidencial, canceló su presencia debido un comentario que hiciera el exboxeador acusándolo de hacer trampa en el golf.

De los 56,6 millones de hispanos residentes en Estados Unidos en 2015, el 63,4 % es de origen mexicano, según los datos del censo.

También, de aproximadamente 11,3 millones de inmigrantes indocumentados en 2016 en el país, unos 5,6 millones son mexicanos, según datos presentados en abril por el Centro de Investigación Pew.

EFE