Aguascalientes, México, Viernes 26 de Mayo de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Paco Arango: "A mí me robó mi vida el cáncer infantil hace 16 años"

"A mí me robó mi vida el cáncer infantil hace 16 años; es mi causa", confesó Paco Arango, director de "Lo que de verdad importa", una cinta española sobre el cáncer infantil que será estrenada en México el 19 de mayo y los fondos recaudados serán destinados a niños afectados por esa enfermedad y por malnutrición. EFE (EFE)
18/05/2017 11:20:02 México, 18 may (EFE).- "A mí me robó mi vida el cáncer infantil hace 16 años; es mi causa", confesó Paco Arango, director de "Lo que de verdad importa", una cinta española sobre el cáncer infantil que será estrenada en México el 19 de mayo y los fondos recaudados serán destinados a niños afectados por esa enfermedad y por malnutrición.
Arango (Ciudad de México, 1966), cuyos ojos verdes irradian vida y bondad, explicó hoy en entrevista con Efe que desde hace 16 años, cuando hizo su primer voluntariado, acude rutinariamente al Hospital Niño Jesús de Madrid para ayudar a los niños con cáncer a luchar en su día a día.
Explicó que "Lo que de verdad importa" se ha convertido en la cuarta película más taquillera en España, con más de medio millón de espectadores y una recaudación de 2,7 millones de euros.
El también presidente de la Fundación Aladina afirmó que "no es una película de religión; es de fe", y subrayó que el filme "viene a México con la idea de poder ayudar a los niños mexicanos".
Reconoció que su principal miedo al dirigir su nueva cinta era que no tuviera éxito en taquilla, pero celebró que en España "ha sido un pelotazo" y anunció que este filme llegará a Irlanda, Francia, Estados Unidos, varios países de Latinoamérica, Italia e incluso tendrá una presentación privada en El Vaticano.
El cineasta subrayó que los beneficios de "Lo que de verdad importa" irán plenamente a causas benéficas, la mitad a la organización para el cáncer infantil "Casa de la Amistad" y la otra al "Movimiento Va por mi Cuenta" de Fundación Alsea, una organización no gubernamental que ayuda a los menores con necesidades alimentarias.
Pese a que su causa benéfica siempre fue el cáncer infantil, un encuentro que él consideró más que una coincidencia le hizo destinar una parte de los beneficios a combatir la malnutrición infantil.
Cuando Arango fue al comedor del "Movimiento Va por mi Cuenta" tenía justo detrás a dos niñas esperando su turno para comer, y una de ellas se llamaba Abigail, el nombre de una de las protagonistas de la película.
"Lo que quiero con esta película es demostrar que la vida es un regalo y tenemos la responsabilidad de dejar el mundo un poco mejor que como lo encontramos", expresó.
El director, quien nació en México pero vive en España desde hace muchos años, explicó que gracias a los beneficios de su anterior película, "Cambio de planes", que recibió tres nominaciones a los Premios Goya en 2011, se recaudó el dinero suficiente para llevar a cabo 171 trasplantes en el Hospital Niño Jesús de Madrid.
"Cuando empecé a hacer cine benéfico me dijeron que estaba loco, incluida mi familia". Me decían '¿Vas a hacer una película cara y no vas a recuperar ni un euro, ni un dólar, ni un peso?', recordó el artista, quien ha ayudado a más de 13.000 niños con cáncer y visto perecer a más de 400.
El reparto de "Lo que de verdad importa", exceptuando a los seis actores principales, entre ellos el británico Jonathan Pryce y el chileno Jorge García, "es totalmente local", explicó Arango, y añadió que "fue muy bonito trabajar con ellos porque la gente sabía que había una causa benéfica detrás y se volcaron".
"El cine tiene dos propósitos: la recaudación y el mensaje. Los mensajes son muy importantes. Hay que darse cuenta de que una sesión de cine es una sesión de hipnosis, y te puede hacer entrar un mensaje muy potente al corazón", ponderó.
La película está dedicada al actor estadounidense Paul Newman (1925-2008), quien también trabajó durante muchos años para hacer la vida más fácil a niños con enfermedades graves y "curó con su dinero", ya que creó una marca de comestibles totalmente benéficos que llegó a generar 540 millones de dólares.
Por otro lado, la película fue proyectada en hospitales infantiles, donde las reacciones de los niños fueron muy distintas a las de los adultos, precisó el director mexicano.
"Los niños se divirtieron; no hablan de los temas que son duros en la película. Cuando ves un momento en que se te encoge el corazón, ellos te dicen que es parte de la vida, parte del camino. Para ellos no hay lunes, martes, miércoles: hay un día, y eso es increíble", concluyó.
EFE