Aguascalientes, México, Martes 24 de Enero de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

EN 3 MINUTOS

19/12/2016 |
Políticamente hablando, se viven horas tensas en la capital de Nuevo León por el enésimo enfrentamiento del Congreso con el gobernador, al que por cierto sus paisanos acaban de otorgarle, en encuesta general, una calificación muy baja cuando solamente ha transcurrido menos del 20 por ciento del sexenio.

En esta ocasión el desencuentro es porque Jaime Rodríguez sufrió repentina amnesia y se olvidó del compromiso que hizo en campaña -y que fue de los asuntos que le ayudaron a ganar la elección-, de eliminar el impuesto a la tenencia, el cual de hecho ya no se cobra en el resto del pais.

“El Bronco” se montó en sus trece, sin embargo, y metió ese tema en el paquete económico enviado a la Cámara, donde todos los legisladores reaccionaron como Fuenteovejuna, de todos a una, y le replicaron que ni siquiera se ocuparían de revisar esa propuesta.

Pero esto es lo que menos interesa comentar, porque en todo caso es expediente local. De lo que se debe hablar es de la manera como se destaza un capital político del volumen que pudo reunir el ex-alcalde neolonés. Polarizador de simpatías y de adhesiones, y en quien se detectaron posibilidades de ejercer un más eficaz y agresivo mecanismo para manejar los asuntos de un Estado, Jaime Rodríguez actuó sin reposo para devaluarse por él mismo.
Editoriales pasadas