Aguascalientes, México, Sabado 29 de Abril de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

EN 3 MINUTOS

22/12/2016 |
Jorge Vergara, que se instaló en la vitrina nacional cuando en un genial golpe de audacia se hizo de las acciones del popular equipo de futbol Guadalajara, se olvidó de que todos servimos para algo, pero no todos servimos para todo.

Ese olvido le condujo a experimentar como operador de TV, donde ha terminado, en´menos de seis meses, en la picota del ridículo, porque el proyecto que ensayaba se hundió irremediablemente.

En su infinita soberbia, Vergara terminó un contrato con la televisión comercial que llevaba a sus cuentas bancarias una suma en dólares bastante interesante. Pero no lo quiso más a la voz de: vamos a demostrar que somos autosuficientes y la caída ha sido estrepitosa.

Hasta eso el empresario jalisciense tuvo la decencia de reconocer no era por ahí el asunto y vuelve a dejar en manos de quien sí sabe cómo es esto de difundir imágenes desde las canchas y cobrar el pago por evento.

Moraleja: la todología no funciona.
Editoriales pasadas