Aguascalientes, México, Miercoles 23 de Agosto de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

FRENO ABRUPTO

22/12/2016 |
El plan de generar más plazas de trabajo en varias de las dependencias federales ha naufragado y ahora la dirigencia de la burocracia se enfrenta a la amenaza de una reanudación del retiro voluntario, que es la forma que las autoridades emplean para reducir el personal en nómina, aunque luego gastan mucho más incorporando trabajadores bajo contrato.

Desde aquellas conversaciones de medio año, para hacer los arreglos preliminares en razón de generar más espacios de trabajo en la estructura administrativa del GF, ya no volvió a abordarse el asunto, pese a que el acuerdo era que a estas alturas, ya casi finalizando el 2016, todo estaría suficientemente organizado.

El miedo a que sobrevengan recortes masivos está justificado, porque la Federación tiene claro que una de las áreas que tendrá que empequeñecer cuanto antes, es la de sus trabajadores en vista de lo mucho que eroga en el gasto operativo. Por lo demás, en la población se ha pensado desde siempre que el obeso aparato burocrático es una fuga impresionante de recursos públicos que bien podrían ser destinados a más infraestructura para el desarrollo.

Sobre el gasto sideral para mantener una nómina de cientos de miles de empleados, en todo el pais, alguna ocasión se quiso justificar desde fuentes oficiales, señalando que resultaba la manera como el gobierno daba salida a la presión social por la falta de suficientes fuentes de ocupación, un argumento que por cierto no encontró respaldo en la opinión pública.

El común de la gente tiene la certeza de que esa estructura humana ha sido crecida irracionalmente, con un fuerte impacto en el presupuesto, pero también negativa para la población, ya que la desesperante tramitología tiene su raíz en esa extensa cadena de manos por las que pasa un expediente antes de su resolución.

De darse, como temen en la FSTSE, una disminución de este personal, no sucedería nada, como ya se ha demostrado en un número importante de delegaciones federales que funcionan en Aguascalientes, donde por la vía del retiro voluntario dieron de baja a varios burócratas y no por ello las dependencias han declinado en su productividad.

La representación de la burocracia esperaba que a partir de enero próximo serían estrenadas más plazas en esta Entidad, cosa que desde luego no sucederá porque la orden general es ajustarse el cinturón y ser parte de la austeridad.
Editoriales pasadas