Aguascalientes, México, Miercoles 23 de Agosto de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

GLOTONERIA

26/12/2016 |
En el Instituto de Educación perciben un horizonte preocupante si de una vez por todas, no se llega a medidas mayores para combatir la obesidad infantil. El director, Raúl Silva Pérezchica dijo que actuar en este sentido es urgente porque de otra manera los niños que padecen sobrepeso, son candidatos a ser los futuros diabéticos.

De hecho las autoridades educativas cumplieron con su papel, al decidir restricciones en la venta, en las cooperativas escolares, de chucherías y gaseosas endulzadas, cosa que no ha resultado porque los alumnos se las arreglan para obtenerlas. Por añadidura, en el desayuno o lonche que las madres llevan en el recreo a sus creaturas, están comestibles nada recomendables por su alto contenido calórico.

De no emprenderse sin demora acciones más de fondo, se cumplirá el sombrío pronóstico de una generación de muchos enfermos y para entonces no habrá hospital que resista la presión de pacientes por encamar, ni de la atención especializada, ni de medicamentos, pues los presupuestos no darían para tanto.

¿Qué más hacer para poner límites a la desenfrenada carrera de la obesidad de menores?. Lo primero es reclutar padres de familia que se mezclen en el problema y que hagan la parte que les corresponde, en cuanto a los ajustes de la variedad de alimentos que se consumen en los hogares, porque la escuela educa, pero la casa enseña.

Allí habría, sin embargo, una desventaja puesto que no pocos de esos mismos padres son adictos a la botana y la consumen reiteradamente, de manera que no serían el ejemplo a seguir.

Otra desventaja es que en la televisión han reaparecido los comerciales, en horario infantil, que incitan al consumo de fruslerías. Su transmisión fue acotada, pero esta orden de la autoridad pronto se olvidó y hoy se ven de nuevo en la pantalla casera.

Son por lo tanto, muchos frentes qué atender a un tiempo. Pero como dice el titular del IEA, de no hacerse lo necesario en no muchos años se precipitará sobre la población la amenaza de un crecimiento espectacular de la diabetes, de presión alta y la amenaza de infartos cardiovasculares y cerebrales.

Por algo tendrá que empezarse, sin embargo, luego de que no funcionó adecuadamente el retiro de comida chatarra adentro de las escuelas, pues como que fue una decisión tímida y de modesto alcance.
Editoriales pasadas