Aguascalientes, México, Sabado 24 de Junio de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Enigmático

07/01/2017 |
Si México fuera Argentina, en términos de vecindad geográfica, estaría a una distancia de miles de kilómetros del asiento del Imperialismo Yanki y no sufriría los despojos, ataques y amenazas que ha pedecido a través de siglos.
La historia de las espinosas relaciones, de todo orden, con los norteamericanos hace un largo recuento de los múltiples agravios que padecieron nuestros antepasados y que se extienden a esta época. Hoy mismo cunde en autoridades y población mexicana un cierto miedo por el innimente acceso al poder presidencial de EU, Donald Trump.
El multimillonario dedica la mitad de sus mensajes -lo hizo como candidato y lo repite ahora que es presidente electo- a poner acento sobre la inmensa fuerza de nación que es la Unión Americana y que, llegado el momento, aplastaría del vecino sureño con el que comparte frontera común de más de 3 mil kilómetros.
Pero ahora han surgido dudas en relación con la estabilidad emocional de esta persona, cosa que se revela en las contradicciones en las que cae a menudo.En su recorrido preelectoral, aquél sumó prosélitos con su advertencia de que su gobierno construiría un alto muro y que el costo de éste, de miles de millones de dólares, lo pagarían los mexicanos. Al mismo tiempo decía que expulsaría de territorio norteamericano a ll millones de indocumentados.
Empero, a días de que arribe a la Casa Blanca ha cambiado de opinión. Reafirma que hará la gruesa pared sobre la línea divisoria, pero que EU pagará lo que cueste, para lo cual anticipó que solicitará recursos presupuestales, lo cual podría demorar indefinidamente el proyecto, ya que el déficit fiscal es elevado y no es esta una obra prioritaria.
Trump ha modificado, asimismo, el criterio de expatriaciones, porque de los once millones de ilegales de que venía hablando, ahora habla de sólo 4 millones y seguramente después de que haya tomado posesión reducirá todavía más la cifra, aunque ya algunos miles de mexicanos en situación migratoria irregular optaron por volver voluntariamente al pais y no tener que vérselas con la fuerza nazi que es la Migra.
Pero el mandatario electo ya tuvo un aplacón de parte de Japón. La automotriz Toyota en efecto le puso un alto al responderle que sus amenazas no le preocupan y que la empresa seguirá adelante con su proyecto, por cierto ya en marcha, de una planta de ensamble en territorio de Guanajuato. Esto, porque Trump amagó con un altísima carga tributaria fronteriza por los envíos de vehículos a Estados Unidos, si la planta no era instalada en suelo norteamericano.
Editoriales pasadas