Aguascalientes, México, Martes 24 de Enero de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

La ausencia

17/01/2017 |
"La ausencia es también afirmación". Anónimo

A pesar de que el Gobierno de Barack Obama concluirá su función el próximo 20 de enero, dos altos funcionarios están haciendo el viaje a Davos. Se trata del vicepresidente Joseph Biden y el secretario de estado John Kerry. Saben que el Foro es un lugar importante para dejar un mensaje sobre el legado de Obama. En contraste, el Gobierno entrante de Donald Trump no ha mandado a nadie. 

Al Foro, que reúne cada año a tres mil participantes en un pequeño poblado de los Alpes suizos, le han creado la fama de ser una reunión de los ricos y poderosos del mundo que conspiran perversamente para despojar a los pobres de todo lo que tienen. La realidad es exactamente la contraria. Pocas reuniones internacionales son tan políticamente correctas. Ninguna dedica tanto tiempo y recursos a temas ecológicos, a la reducción de la desigualdad o a proyectos sociales. El Foro surgió con la idea que la globalización puede ayudar a mejorar el estado del mundo. Si algo se le puede cuestionar es su idealismo. 

No es un accidente que Trump no haya mandado a nadie. Davos es lo opuesto a él. Su tribalismo contrasta con el concepto de un mundo unido en la economía y lo social. La ausencia no es producto de la casualidad o de que la inauguración será el próximo viernes. Un reporte de Bloomberg señala que "un miembro importante del equipo de transición de Trump" señaló que el presidente electo consideró que "sería una traición a su movimiento de impulso populista" tener presencia en esta reunión de poderosos. Las ausencias hablan más fuerte que las presencias. 

En contraste, Xi Jinping será el primer presidente de China en asistir a Davos y estará acompañado por la delegación china más numerosa desde que el país empezó a tener presencia en el Foro en 1979. Mientras Estados Unidos se retrae y rechaza la globalización, China llega a Davos con su más alto representante y se espera que en su discurso defienda el libre comercio internacional. En este momento sería difícil saber cuál de los dos países está gobernado por un partido comunista. 

Ayer, por lo pronto, el Foro dio comienzo con la expectativa de recibir a representantes de 70 gobiernos, 300 ministros y decenas de presidentes y primeros ministros. "En un mundo abrumado por el pesimismo", dijo el fundador Klaus Schwab en el discurso inaugural, “debemos profundizar el tema de la inclusión social" y "reparar ciertas deficiencias del sistema capitalista. Compartimos un destino global... Tenemos que poner los objetivos sociales sobre nuestros propios intereses".

Los premios Crystal del Foro fueron otorgados a la violinista Anne-Sophie Mutter, a la cantante Shakira y al actor Forest Whitaker. Estos galardones se entregan no por los méritos artísticos de cada personalidad, sino por su trabajo a través de fundaciones sociales y educativas. 

El Foro 2017 abre así con ausencia y presencias que hablan de un conflicto de ideas, entre una visión de un mundo cerrado que considera que las naciones deben cerrar sus puertas no sólo a las personas sino a los productos de los demás y otra que sostiene que estamos destinados a vivir y prosperar juntos. El que la propuesta del mundo incluyente haya sido acompañada por una emotiva interpretación de “Las cuatro estaciones” de Vivaldi por Mutter y su orquesta de jóvenes virtuosos me hizo recordar que los mejores momentos de la historia en lo económico y lo cultural han sido de globalización. 

UN HOTEL SEGURO

Como todos los años me encuentro en uno de los lugares más seguros de Davos. El Kulm, un tradicional albergue alpino de tres estrellas, no aloja a políticos, empresarios o estrellas de Hollywood. Pero aquí duermen y comen policías de uniformes diferentes que hablan alemán, francés o italiano y que son un microcosmos de Suiza, un país que ha sabido permanecer unido pese a sus diferencias. 
Editoriales pasadas