Aguascalientes, México, Martes 22 de Agosto de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Mini Lic, posible sucesor del Chapo, se declara no culpable de narcotráfico

Dámaso López Serrano, alias el Mini Lic, ahijado de Joaquín (EFE )
07/08/2017 16:55:01

San Diego.- Dámaso López Serrano, alias el Mini Lic, ahijado de Joaquín "el Chapo" Guzmán, se declaró hoy no culpable de cargos relacionados con narcotráfico durante una audiencia en una corte de San Diego (California).

El hijo de Dámaso López Núñez, alias "El Licenciado", enfrenta cargos criminales por conspiración para importar y distribuir metanfetaminas, heroína y cocaína, según la acusación presentada por un gran jurado en 2016 y divulgada hoy.

López Serrano, uno de los posibles sucesores del capo en el cártel de Sinaloa, se entregó en julio pasado a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en Calexico (California).

Los delitos por los que ha sido acusado fueron cometidos entre mayo de 2005 y agosto de 2016, precisó hoy la fiscalía federal del Distrito Sur de California.

De hallarse culpable, el Gobierno estadounidense podría solicitar que se le decomisen todos los bienes obtenidos por sus actividades ilícitas.

Su padre, Dámaso López Núñez, considerado por años como uno de los hombres de confianza de Guzmán y quien presuntamente preparó la fuga de "el Chapo" del penal de Puente Grande en 2001, fue arrestado por autoridades mexicanas en mayo pasado.

"El Licenciado" era la mano derecha de Guzmán, especialmente luego de que este fuera capturado en enero de 2016 en Los Mochis, en el noroccidental estado de Sinaloa, pero entró en disputa con Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán, hijos del Chapo, por el control del cártel.

Tras su arresto, se presupone que su hijo tomó las riendas de ese facción del cártel de Sinaloa, hasta su detención.

La fiscalía también acusa de los mismos cargos a Nahúm Abraham Sicairos, alias "El Quinceañero", considerado el operador financiero de López Serrano y quien fue detenido por autoridades mexicanas el pasado 31 de julio en el Estado de México.

EFE