Aguascalientes, México, Viernes 18 de Agosto de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

El templo del Señor de los Rayos y sus dos Cementerios: de La Cruz y de Los Angeles

El templo del Señor de los Rayos es el primero que se construyó en Aguascalientes en estilo modernista, edificado entre 1956 y 1957. (hidrocálidodigital)
17/07/2013
Los Cementerios, espacios urbanos comúnmente olvidados o sólo frecuentados en ocasiones no gratas, por su fin particular nos obligan a sólo mirarlos superficialmente, sin embargo muchos de ellos encierran una valiosa arquitectura digna de destacar, tal es el caso de los Panteones de La Cruz y de Los Angeles.
Ubicados entre las calles de Guadalupe, José Guadalupe Posada y Larreategui, lo primero que observamos al llegar a este lugar es el hermoso Jardín del Angel, construido en 1871 y recientemente remodelado; es la antesala a los Cementerios de Los Angeles y de La Cruz.
Su entrada es una preciosa y gigantesca portada de cantera rosa que el arquitecto Refugio Reyes estilizó como una Omega, última letra del alfabeto griego que a manera de anagrama nos proyecta el mensaje del fin de las cosas, es decir, la muerte.
Después de cruzar el Jardín, se puede apreciar una letra Alfa, la cual tiene la finalidad de indicarnos el principio, la vida, colocada a propósito a un costado del atrio del templo del Señor de los Rayos con la intención de señalarnos que Cristo es el dador de la vida eterna.
Estos dos Panteones públicos, que están prácticamente juntos, datan de fines del Siglo XIX, puesto que antes se sepultaban a los muertos en los atrios de los templos, hasta que hacia 1857 se crea la Ley del Registro Civil que se encargaría de las defunciones.

SEPULTURAS

Dentro de este Panteón encontramos cuatro tipos de sepulturas, las cuales reflejan los aspectos de una determinada época con sus rasgos característicos.
La más antigua y también la más sencilla es la fosa común, donde se enterraba a las víctimas de las epidemias de matlazáhuatl, afortunadamente ya no se usa, esto lógicamente no dejaba ningún rastro.
El segundo tipo es un montículo en el que sobresale el volumen del féretro y tiene de referencia solamente una lápida con el nombre del difunto, es realmente muy sencilla.
El tercer tipo es ya un monumento funerario, elemento independiente exento de cualquier otra edificación, que generalmente cuenta con una placa donde se ponen los datos del difunto, como su nombre, fechas de nacimiento y muerte, y quiénes le dedican el monumento, así como alguna referencia de índole cristiana como una cruz.
El cuarto tipo de enterramiento, el más importante y en el que se va a explayar la creatividad de los arquitectos, son los grandes mausoleos o tumbas de familia, algunas con lugar hasta para 50 gavetas. En la parte superior hay una capilla y en la inferior están los enterramientos; se trata de diminutas mansiones edificadas con sistemas constructivos complejos, ricamente ornamentadas con trabajos de cantera que son reflejo del gusto arquitectónico de la época.
Cabe mencionar que se han encontrado tumbas que datan del año 1835, posiblemente procedentes del Panteón de La Salud y muchas otras del período 1870-1910. En ellas se manifiestas distinto estilos artísticos: Art Nouveau, Art Decó, Neoclásico, Ecléctico, entre otros.

TEMPLO DEL SEÑOR
DE LOS RAYOS

Este recinto es el primero que se construyó en Aguascalientes en estilo modernista, fue edificado entre 1956 y 1957, con el propósito de ofrecerle un recinto digno a la milagrosa imagen, que dicho sea de paso, el Cristo fue traído de Temastlán, Jalisco, en donde tiene su santuario.
En un principio se colocó en una cripta del Panteón, la gente empezó a invocarlo y pedirle milagritos, creció la devoción a tal grado que se le acondicionó una capillita en donde está actualmente la administración del Cementerio y finalmente se le construyó este templo.

ARQUITECTURA

La composición arquitectónica de la fachada contiene un gran simbolismo y es rica en valores espirituales. El soporte central se bifurca y forma una gran “V” que representa la victoria de Cristo en el amor y en la paz; en el centro aparece la imagen del Crucificado, en torno a El, la triple función del Sacerdocio: el ojo vigilante del Pastor, las manos oferentes y heridas, y los pies igualmente inmolados; a la derecha aparece estilizada la cruz, instrumento de la redención en cuyo centro aparece un sangrante corazón. Todo el conjunto está rematado por una corona de espinas.
Al interior del amplio recinto se puede observar un Viacrucis igualmente estilizado en los costados y al fondo la imagen del Señor de los Rayos, que tanta devoción le tiene el pueblo; incluso en la sacristía hay criptas y frente a ellas diferentes objetos alusivos a los milagros solicitados y por supuesto recibidos.
Brenda Zuñiga
hidrocálidodigital