Aguascalientes, México, Martes 21 de Febrero de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Federación mexicana de diabetes avala uso de edulcorantes no calóricos

La Federación Mexicana de Diabetes (FMD) avaló hoy el uso de los edulcorantes no calóricos en niños y adultos para mitigar padecimientos como la diabetes y la obesidad que cuestan al país unos 3.400 millones de pesos anuales (170 millones de dólares). EFE/ARCHIVO (EFE)
06/10/2016 15:35:01 México, 6 oct (EFE).- La Federación Mexicana de Diabetes (FMD) avaló hoy el uso de los edulcorantes no calóricos en niños y adultos para mitigar padecimientos como la diabetes y la obesidad que cuestan al país unos 3.400 millones de pesos anuales (170 millones de dólares).
"Sí se pueden consumir en diferentes estados. Cualquier persona que quiera tener un estilo de vida saludable: desde el que ya vive con diabetes, hasta los niños y las mujeres embarazadas, todos", afirma Marcela Vega, gerente académica de la FMD.
Durante un foro celebrado esta semana en la capital mexicana por expertos en esta temática, el único producto restringido durante embarazo y lactancia fue la sacarina.
Nombres como el aspartame, acezulfame potásico, sucralosa, glucósidos de esteriol (estevia) y sacarina, presentes en todas las etiquetas de sustitutos de azúcar y productos bajos en calorías, fueron puestos bajo la lupa por médicos mexicanos y extranjeros.
Estos especialistas pretenden orientar a la población sobre los riesgos de la diabetes, una de las primeras causas de muerte en el país.
Los médicos señalan que en estos productos hay que observar la recomendación de ingesta diaria, que en el caso del aspartame, usado para endulzar bebidas y alimentos, equivale a unos "75 sobres al día", según Vega.
La evidencia analizada durante varias jornadas proviene de fuentes autorizadas como el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, la Academia Norteamericana de Nutrición y Dietética, la Asociación Americana del Corazón y la Asociación Americana de Diabetes.
Según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, de 2012, unos 6,4 millones de personas en México fueron diagnosticadas con ese padecimiento.
En este país de casi 120 millones de habitantes los índices de obesidad y sobrepeso (principal factor de riesgo) están sin control y los médicos procuran que existan alternativas al alcance de los 7 de cada 10 mexicanos que deben reducir la posibilidad de contraer la enfermedad.
Los edulcorantes no calóricos parecen ser una opción viable y sin riesgos para quien los consume.
El incremento de actividad física, una dieta adecuada y la reducción de peso disminuyen el peligro de desarrollar diabetes entre 34% y 43%.
"Es indispensable focalizarnos en la educación para los que viven con diabetes y que los que están en riesgo modifiquen hábitos", dice Vega.
La FMD, que agrupa unas 20 asociaciones, sostiene que "informar no es educar", ya que "modificar hábitos requiere del acompañamiento de un equipo de salud, la convicción del paciente y de la sociedad", acota Vega.
Además, la federación ha entablado contactos con las autoridades de salud y educación para contribuir en la implementación de programas preventivos donde los niños, por ejemplo, realicen más actividad física diaria en las escuelas, no sólo una hora a la semana como en la actualidad.
En México uno de cada tres niños son obesos y a pesar que se ha retirado la comida chatarra de muchos centros educativos, falta camino por recorrer en materia de alimentación infantil.
"Los niños salen de su casa sin el desayuno. La vida es muy rápida y la gente quiere comer barato: tacos, tamales, hamburguesas. Se cree que comer sano es caro", dice la experta.
Las jornadas laborales de los padres no ayudan ya que "para los papás es muy complicado llevarlos al parque y lo mejor es dejaros jugando con la tablet".
Los estados más afectados por la diabetes son Ciudad de México, Nuevo León, Veracruz, Tamaulipas, Durango y San Luis Potosí.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 80% de las muertes por diabetes se registran en países de ingresos bajos y medios, y los fallecimientos por diabetes se multiplicarán por dos entre 2005 y 2030.
EFE